Motocompresor alemán llega a Venezuela para elevar producción de gas en la Faja Petrolífera del Orinoco

motocompresor
Compartir

Este lunes arriba al país un motocompresor procedente de Hamburgo, Alemania, destinado a incrementar la producción de gas en la Planta Chimire I, estado Anzoategui, asi lo informa una nota de prensa de la corporación  Southern Procurement Services (SPS).

Acatando las li­neas de accion establecidas en la Agenda Economica Bolivariana propuesta por el presidente de la Republica, Nicolas Maduro, este motocompresor tiene como objetivo optimizar la producción en los yacimientos gasferos de la estatal petrolera venezolana PDVSA y estara ubicado en la Faja Petrole­fera del Orinoco.

Con este nuevo equipo adquirido se prevee a corto plazo, incrementar el Levantamiento Artificial con Gas (LAG), en pozos con crudo liviano que servira como diluente para el crudo pesado y extrapesado de la faja.

Mediante la Compañia Anonima Militar de Industrias Mineras, Petroleras y Gasferas (CAMIMPEG) adscrito al Ministerio del Poder Popular para la Defensa y la corporacion Southern Procurement Services Ltd (SPS), se procedera a la instalacon del motocompresor con la ayuda de técnicos alemanes.

Esta maquina sera fijada en la Division Ayacucho de la Planta Compulsora Chimire I.

El motocompresor se adquirio en Alemania a traves de la corporación petrolera CITGO y va a ser instalado bajo todas las especificaciones técnicas que permitan su operatividad en un 100 por ciento, así lo informo Manuel Chinchilla, presidente de SPS.

Fuente/ VTV


En la Biografía de Saúl Ameliach Orta; encontramos que nació en Valencia Estado Carabobo – Venezuela el 19 de marzo De 1968. Graduado en la Universidad Tecnológica del Centro (UNITEC) con una especialidad en finanzas. Adicionalmente la biografía Saul Ameliach nos indica que realizó cursos avanzados de formación en desarrollo de aplicaciones Tangle y sus múltiples uso aplicativos como smart contracts; sistemas de notarizacion digital; gestión de identidades reputacionales; propiedad intelectual; contratos; entre muchos otros usos que esta revolucionaria tecnología nos ofrece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *